7 preguntas para hacerle a tu neurólogo cuando no sabés qué preguntar

A menudo, en la consulta médica, y más frecuentemente en las primeras consultas, cuando el diagnóstico de esclerosis múltiple (EM) es reciente y todavía estás asimilando la avalancha de información que recibiste de un tirón, tu médico te pregunta: “¿Hay algo más que te gustaría saber?”

En ese momento, puede que se te crucen y entremezclen todas las ideas, dudas, incertidumbres, prejuicios y miedos que te han surgido en el último tiempo, sumándole lo que amigos y familiares te sugirieron: “¿Por qué no le preguntás esto a tu doctor?”, y rematando con la pila de información que leíste en internet y que ahora te llega llamativamente por todos lados. 

En este breve artículo, te dejo una lista de temas que no deberías dejar de preguntarle a tu neurólogo si aún no lo hiciste, porque la información que te dé podría ser valiosa para el cuidado de tu salud. 

  1. ¿Qué forma evolutiva tengo?

Los neurólogos clasificamos a las formas evolutivas o fenotipos de la EM básicamente en dos grupos: formas con recaídas y formas progresivas. Dentro de estas dos, a su vez hay otros subtipos más detallados. Conocer tu forma evolutiva es importante porque tiene que ver con qué podés esperar de los tratamientos, y qué esperar de tu evolución a largo plazo. 

  1. ¿Qué esperamos que haga el tratamiento que me acaba de indicar?

Actualmente dividimos las terapias para esclerosis múltiple en aquellas que modifican el curso de la enfermedad (reducen la frecuencia de recaídas y retrasan la progresión de la discapacidad) y aquellas que alivian los síntomas de la enfermedad. Es importante que sepas qué se está buscando con tu tratamiento actual, hasta dónde es el beneficio esperado, porque quizá estés por ejemplo esperando un alivio en el dolor y la fatiga mientras recibís una terapia que solamente reduce la frecuencia de recaídas.

  1. ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios del tratamiento que me ha recetado?  

A veces, los medicamentos indicados para tratar tu enfermedad pueden tener efectos secundarios, y puede que no los relaciones con la medicación, al menos al principio. Algunas manifestaciones como caída del cabello, enrojecimiento de la piel, disfunciones sexuales, fatiga, pueden no ser interpretadas como efectos secundarios de un medicamento, y omitirse en la consulta. 

  1. ¿Qué medicamentos puedo tomar y cuáles debo evitar en caso de que me receten otros por algún problema de salud?

Es crucial conocer qué medicamentos podés tomar y cuáles debés evitar, ya que estos pueden interactuar entre sí. Es fundamental no automedicarse y consultar siempre antes de tomar cualquier medicamento nuevo recetado por otro profesional que no sea tu médico tratante.

  1. ¿Con qué frecuencia debo realizarme análisis y resonancias de control? ¿Con qué frecuencia debo acudir a controles clínicos?

Los controles de cada persona con EM varían según características propias de la evolución de su enfermedad y del tratamiento que están recibiendo. Está claro que todas las personas con EM deben hacerse controles periódicos, y es bueno saber, al menos en principio, con qué frecuencia se deben hacer. 

  1. ¿Cómo debo actuar si experimento síntomas de una recaída? ¿A dónde debo acudir?

Los síntomas de una recaída o brote pueden aparecer en cualquier momento, y es bueno saber cómo proceder en caso de que presentes alguna manifestación que creas que puede estar relacionada con una recaída. Debés conocer dónde y en qué horarios podés contactar a tu médico, y en caso de no poder ubicarlo, debés saber adónde concurrir, qué información te van a pedir en un servicio de urgencias, y qué tratamiento puede que te indiquen. 

  1. ¿Qué vacunas debería recibir y cuándo?

No te olvides de hablar de vacunas con tu médico. En general, se recomienda tener el calendario de vacunación completo antes de iniciar un tratamiento modificador de la enfermedad. Es posible que necesites análisis de sangre para ver los niveles de anticuerpos que has desarrollado para algunas enfermedades, y así poder recomendarte alguna vacunación adicional. Una vez iniciado el tratamiento, hay algunas vacunas que podés recibir y otras que no. Antes de colocarte cualquier vacuna, consultá previamente con tu médico tratante. 

Espero que esta guía te sea de utilidad al momento de tu consulta médica. Recordá que este momento con tu médico es para vos, y que tenés el derecho a que todas tus dudas sean escuchadas y respondidas por más triviales que puedan parecer. 

Andrés G. Barboza. MD. Ph.D.

Neurología Clínica

Sociedad Neurológica Argentina

Filial de la Federación Mundial de Neurología

España 120, Ciudad de Mendoza (CP 5500)

Tel 0261 – 4241611

agbarboza@gmail.com